Reseña Coimbra

¡Hola de nuevo! Hoy me he animado a escribiros unas líneas sobre Coimbra de Asmodee, lo nuevo de Virginio Gigli y Flaminia Brasini. Pasamos,sin más dilación, con la Reseña Coimbra. Estamos ante un juego europeo de peso medio basado en la gestión de dados. Ofrece partidas para 2-4 jugadores con una duración media de 90 minutos y una edad mínima recomendada de 14 años.

Reseña Coimbra

El objetivo del juego es ser el jugador que más puntos consiga a lo largo de sus 4 rondas de juego. En cada ronda de juego, los jugadores llevarán a cabo un draft y colocación de dados para, posteriormente, resolver las acciones en las que colocaron los dados. En cada ronda cada jugador va a seleccionar 3 dados, por lo que realizaremos un total de 12 acciones a lo largo de la partida.

Más Detalladamente:

Tablero:

El tablero está dividido en 4 zonas bien diferenciadas:

  1. La ciudad: dividida en 4 partes que se resolverán en orden, comenzando por la zona más alta del tablero y acabando por la más baja. Aquí es donde colocaremos los dados para seleccionar una loseta, en la parte más superior del tablero; o comprar una carta, en las otras tres zonas de la ciudad, a elegir entre una de las 4 que se colocan en cada una de las tres zonas.
  2. Mapa: un recorrido que parte de Coimbra y que nos permite obtener diversas ventajas y bonificaciones a medida que nuestro peregrino visita los diferentes monasterios que hay en él. En sí mismo puede constituir la estrategia de un jugador.
  3. Tracks de influencia: son 4 y avanzar en ellos hará que nuestros ingresos aumenten y nos proporcionarán puntos al final de la partida en función de nuestra posición en él.
  4. Inversiones: la zona más baja del tablero está cubierta con unas cartas que ofrecen diversas puntuaciones de fin de partida. Los jugadores podrán participar en una de ellas a cambio de un coste al final de cada ronda.

En nuestro tablero de jugador básicamente marcaremos las monedas y guardias que tenemos, los recursos básicos del juego, y también podemos colocar las cartas que tienen efectos en diferentes fases del turno para no olvidar sus efectos.

En cuanto a la forma de puntuar, básicamente estamos ante lo que se conoce como una «ensalada de puntos», un juego con múltiples formas de puntuar, desde colección de cartas, las empresas en las que invertimos, puntuaciones inmediatas obtenidas como bonificaciones etc.

Cohesión:

Lo que cohesiona todo el juego y conecta las diferentes zonas del tablero son los dados y las cartas que compramos con ellos:

  1. Los dados: esta es la parte del diseño del juego que más me gusta. Cuando eliges un dado para colocarlo en una de las zonas del tablero, estás tomando una decisión triple. ¿Por qué? Pues porque el dado determina lo siguiente: el coste de la carta que vas a comprar (si lo colocas en una de las tres zonas de comprar cartas), si el dado muestra un 5 tendrás que pagar 5 recursos; la prioridad frente a otros jugadores para elegir carta o loseta, en la zona de losetas elige primero el número más bajo y en la zona de cartas el número más alto; y tus ingresos, ya que el color del dado determina qué track de influencia vas a poder cobrar con él en fases posteriores del turno.
  2. Las cartas: cada carta tiene, su tipo de coste, monedas o guardias, cuánta y en qué track ganas la influencia y un efecto que puede ser inmediato o una cierta ventaja en una de las fases de juego.

Una vez elegidos, colocados y resueltos los dados, se procede a la fase de ingreso y, por último, se elige si se quiere participar en alguna de las inversiones para tener esa puntuación activa al final de la partida. Al inicio del turno se procede a un sencillo «mantenimiento», que consiste en volver a lanzar los dados, retirar las cartas no compradas y colocar nuevas. A jugar otra ronda.

Opinión:

Coimbra se convierte de esta forma en un juego con no demasiados elementos muy bien conectados entre sí que hacen que buscar el dado más adecuado para cada situación sea una decisión muy interesante. Aunque no se «tapan» los huecos como en otros juegos de colocación de dados/trabajadores, la prioridad de elección a la hora de elegir losetas y dados y que esta implique mayor coste en éstas últimas, va a hacer que la disputa por elegir antes pueda llegar a ser voraz.

Por ir cerrando, os diría que Coimbra me ha parecido un juego europeo de peso medio SOBRESALIENTE que bien puede competir por ser el mejor del año. Además, lleva el sello inequívoco de la escuela italiana que tan buenos títulos nos ha dejado como Lorenzo Il Magnífico, Gran hotel Austria, Marco Polo etc. Un juego cuyas raíces son evidentes pero que se presenta como una novedad independiente que aporta lo suficiente como para merecer la pena en sí mismo y que, para muchos, podría convertirse en el referente dentro de este tipo de juegos. No quiero irme sin hacer mención especial al arte y lo vistoso del tablero así como el estupendo inserto, muy funcional y que permite guardar el juego perfectamente ordenado tanto en posición vertical como horizontal.

¡Hasta Pronto!

pd: si te ha gustado esta Reseña Coimbra, puedes comprarlo aquí.