Reseña – Kingdom Defenders 13/12/18

¡Qué gusto volver con ganas a escribir unas líneas! En este caso gusto doble, porque voy a hablaros de un juego del que me apetece mucho hablar. Sé que no es la primera vez, que ya hay publicada una reseña de este mismo juego en este mismo blog pero es que ni es el mismo juego, ni es el mismo el que escribe, ni es el mismo momento. Sin duda, en estos últimos años Kingdom Defenders a evolucionado y aquí estoy yo para contaros, muy brevemente, qué os vais a encontrar. Os dejo con esta Reseña – Kingdom Defenders.

Kingdom Defenders

Kingdom Defenders es un juego europeo apoyado fundamentalmente en las mecánicas de gestión de recursos y colocación de trabajadores. En él, los jugadores encarnarán a poderosos héroes que disputarán por ser los más prestigiosos de la ciudad. Esto será gracias a sus hazañas individuales y a su colaboración en la lucha contra la horda Grugog, que pretende exterminar la raza humana. A lo largo de las 6 rondas de juego, los jugadores irán ocupando y bloqueando diferentes posiciones del tablero con sus discos de acción. Una vez colocados todos, tocará levantarlos para resolver acciones. En términos generales, las acciones dentro de la ciudad nos permitirán obtener recursos para gastar fuera de la misma, ya sea ayudando en la lucha contra la horda o completando misiones, en ambos casos ésto se traduce en la obtención de puntos de prestigio.

Un hecho a destacar es que el tablero de juego está divido en diferentes secciones donde algunas reglas generales del juego se rompen. Por ejemplo:

Zona A: donde encontramos los personajes. Dichos personajes son los primeros en activarse acorde a su propio orden. Cada partida se seleccionan al azar, por lo que pueden cambiar y puede también alterarse el orden de activación. Cuidado, porque al ser los primeros en activarse e influir en otras áreas del tablero, un jugador retrasado en el orden del turno puede dar un golpe de afecto a través de ellos.

Zona B: comprende la zona de gestas, edificios y aventuras. Funciona acorde al orden de turno, es el grueso del tablero y tiene un funcionamiento más tradicional.

Zona C: la lucha contra la horda. De nuevo nos encontramos una zona donde se rompe el orden del turno. El jugador que actúa antes aquí es el que se encuentra colocado en la casilla más superior, pero también podrá colaborar menos contra la horda. Este echo aporta tensión, ya que si eres de los últimos podrás colaborar con mucho, pero quizás no tengas de lo que ya hace falta para luchar con la horda.

Zona D: determina el nuevo orden de turno.

Además, hay dos grandes zonas en el tablero, la ciudad y fuera de la ciudad. Si un jugador coloca durante la ronda un disco de acción fuera de la ciudad, ya no podrá colocar más discos de acción dentro de la misma. Esto provoca una sensación constante de “ser el primero en salir” ya que fuera es donde se consiguen, en su mayoría, los puntos de gloria.

No quiero centrarme más en el funcionamiento del juego, pero si quiero hacer énfasis en lo que creo que hace que Kingdom Defenders sea un gran juego:

Preparación variable: ni los personajes ni los edificios son los mismos. Esto genera un sin fin de situaciones nuevas en cada partida que no conozco en ningún otro juego de similar categoría con preparación variable. He jugado decenas de partidas y el juego aún es capaz de sorprenderme. Los diferentes personajes y edificios permiten también cambiar la complejidad del juego, pudiendo oscilar este en escala bgg entre un 3-4.2 aproximadamete según cuáles aparezcan en la partida. Ojo, el sistema de dificultad es ajustable y, si quieres una partida sencilla o difícil, existe manera de hacerlo con preparación variable.

Regla de la muralla: ya la he explicado hace un momento, si sales, no vuelves a entrar. Es curioso como algo tan sencillo mete tanta tensión al juego.

Regla de las heridas. Un personaje herido representa su cantidad de heridas en el track correspondiente con uno de sus discos de acción. Esto se traduce en que un héroe herido tiene una acción menos. Ingeniosa lección de cómo tematizar una mecánica abstracta.

Fácil de aprender, difícil de masterizar. Que en el tablero tengamos 2 zonas diferenciadas como son dentro y fuera de la muralla y, a su vez, 4 subzonas con varios órdenes de turno diferentes y que unas influyan en las otras hace que, en muchas ocasiones, aparezca una opción imprevista y no calculada que mande al traste tus planes.

Recursos y puntuación oculta: todas las pertenencias de los héroes están ocultas y es muy difícil llevar la cuenta. Pronto tienes que empezar a utilizar la intuición para intentar averiguar qué quieren hacer tus rivales y, por ende, qué te quedará libre si no te espabilas. Acabarás mirando a tus compañeros de juego con un interés difícilmente visto en otros juegos de corte similar, muy especialmente si hay personajes o edificios que permitan la interacción directa.

Y, en realidad, poco más voy a contaros. Solo espero haber podido responder algunas de vuestras preguntas sobre este Kingdom Defenders y animaros a probarlo cuando tengáis ocasión. Yo creo que va a convertirse en un referente en su género, a pesar de estar hablando de juegos europeos, donde la competencia es voraz. Sin ningún genero de duda Kingdom Defenders es un juego EXCEPCIONAL que no debe faltar en la ludoteca de cualquier aficionado a los juegos europeos.

¡Hasta la próxima!

Por |2019-01-12T18:29:34+01:00diciembre 13th, 2018|juegos de mesa, Reseña|Sin comentarios

About the autor:

José Raúl Megías Iglesias
Joven (cada vez menos) a cargo de la coordinación del proyecto "El Bazar de Iglesias". Conocido por su gran sabiduría y capacidad de liderazgo, espera poder convertir esta modesta iniciativa en un referente dentro del ámbito web nacional.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies